El futuro está a la vuelta de la esquina

13. septiembre 2016

Hace unos días el mundo se paralizó por la presentación del nuevo modelo de iPhone. La tecnología en general, y los smartphones en particular, se han convertido en una parte esencial de nuestra vida. El mercado de los móviles genera miles de millones de euros cada año y es que estos aparatos ya son un elemento básico para nuestro día a día. Vista esta continua evolución, ¿qué podemos esperar en los próximos años?

A pesar de sus imponentes cifras, el mercado de los smartphones está viviendo una desaceleración. Las previsiones de ventas de para este 2016 apuntan a un crecimiento de entre un 3 y un 7%, lejos del 14,4% del 2015 y a años luz del 73% que se experimentó en el 2010. A pesar de ello, este año en todo el mundo se venderán alrededor de 1.500 millones de móviles inteligentes, una cifra nada despreciable.

¿Cómo serán los smartphones de los próximos años?

La tendencia que ya esta aquí es la de los “wereables”. Hoy día ya se puede pedir un mytaxi desde el Apple Watch, pero esto no ha hecho más que empezar. Los “teléfonos” los llevaremos puestos. Los relojes inteligentes, las pulseras inteligentes y toda una serie de objetos cotidianos que se incorporarán al universo digital gracias al Internet de las Cosas. Todo lo que nos rodea (coches, ropa, electrodomésticos, etc) estará conectado entre sí con el objetivo de hacernos la vida más fácil.

Por otro lado, los asistentes personales (como SIri) serán cada vez más inteligentes y deducirán lo que necesitamos antes incluso que nosotros mismos nos demos cuenta. Podremos llegar a tener conversaciones con este software que se convertirá en un aliado imprescindible para el día a día.

A nivel de diseño, cada vez veremos más pantallas curvas. Ya empiezan a aparecer en algunos dispositivos, aunque estas solo son un paso intermedio hacia la revolución de las pantallas completamente flexibles (e incluso recortables), que podremos moldear a nuestro gusto según las necesidades de cada momento.

En lo que respecta a las baterías y su autonomía, uno de los principales problemas que padecen los terminales actuales, se trabaja en nuevos materiales que sustituyan al ion-litio y que aumentarán su autonomía. Otro punto importante es que en unos años podremos cargar nuestros móviles de manera remota, del mismo modo que nos conectamos al wifi.

Es fácil sentir cierto agobio al pensar en todo esto. Algunos de los adelantos comentados más arriba parecen más propios de películas de ciencia ficción que de la vida real, pero ¿quién nos iba a decir no hace tanto que podríamos hacer tantas y tantas cosas con un artilugio que cabe en nuestro bolsillo? Ya lo dijo Albert Einstein: “la imaginación es más importante que el conocimiento”.


Comentarios

No comments
Add comment